domingo, marzo 07, 2021

Año 2020. Todo mal.

Año 2020, el año de la pandemia, el año del confinamiento. Para la gran mayoría de la raza humana, el tener que estar encerrado en casa, sin poder salir, supuso una pesadilla. Una pesadilla horrible. Pero para un friki o un otaku, el tener que estar encerrado en casa, por obligación, por mandato del gobierno, en vez de una pesadilla tendría que haber sido una bendición. ¡Más tiempo para disfrutar de todo lo que nos gusta! ¡Aleluya! ¿Verdad? Pues no. Por lo menos ese no fue mi caso...

Os cuento.

En mi caso el año 2020 casi ha sido el año en que mando a la mierda todo lo que me gusta. Por culpa del confinamiento. Por culpa de las redes sociales...

Más gente encerrada en casa, supuso más gente con tiempo libre para usar internet. Y eso supuso más horas de troleos, doxxeos, funadas, ataques al famdom y demás comportamientos on-line horribles. Comportamientos tóxicos. Pero tóxicos de verdad...

A ver. Las campañas en contra de determinadas aficiones no son nuevas. Todo esto yo ya lo he vivido antes y me la pelaba bastante. Me la sudaba lo que pudieran opinar de mis gustos desde los medios de comunicación. Me la sudaba antes y me la sigue sudando ahora. Os pongo ejemplos de campañas ridículas de desprestigio del pasado: ¿Te gusta la música heavy metal? Pues eres un satánico y un adorador del diablo. ¿Te gustan los videojuegos? Pues eres un criminal y un asesino en potencia. ¿Te gustan los juegos de rol? ¡Madre mía! Pues eres un criminal, asesino, adorador del diablo que mata viejas en sus ratos libres. ¿Y si te gusta el anime? Pues de todo. Si te gusta el anime eres de lo peor. Primero que si los animes eran violentos y había que prohibirlos por que afectaban a las tiernas mentes de los niños. ¿Es que nadie piensa en los niños? Luego que si el anime era sexista y oprimía a las mujeres por su hipersexualización del género femenino. Y claro, a la gente todo ese tema se la pelaba y seguía consumiendo anime, como si nada, porque si algo te gusta de verdad te la pela verdaderamente el qué dirán o lo que puedan opinar de ti. ¿Verdad?

Pero amigo, llego el 2020, y de repente todo se volvió horrible. ¿Por la dichosa pandemia? ¡No! ¡Por culpa de las redes sociales! Porque de repente todo el mundo en internet tenía mucho tiempo libre, y ese tiempo, en vez de invertirlo en hacer del mundo un lugar mejor, la gente lo malgastaba intentando convencerte de tú eras una persona tóxica por tener determinados gustos. Atacandote por tus gustos personales y aficiones. Y los ataques no provenían de unos medios de comunicación obsoletos y en decadencia. ¡Los ataques provenían de fans que atacaban a otros fans! ¿Te gusta determinada serie de anime? Pues su fandom es tóxico, nefasto y horrible, y puesto que a ti te gusta esa serie determinada, por narices debes de pertenecer a ese fandom tóxico y debes de ser una persona horrenda y deleznable.

¿Te gusta Mineta ? ¡A Guantánamo por violador!

La cosa se volvió tan insoportable, que durante un tiempo llegué a pillarle asco a las cosas que antes me gustaban, divertían o entretenían. En mi caso los Isekais. Antes de que todo este rollo del año 2020 empezara, estaba encantado con los Isekais hasta el punto de que pensaba centrar mi blog personal en este subgénero del anime. Pero amigo... ¡Qué gran error! ¿Te gustan los isekais? Pues según las redes sociales poco más o menos que eres un puto violador en potencia. ¡Cómo suena! Y claro, las críticas no provenían de gente inculta o desinformada, las críticas venían (supuestamente) de verdaderos fans del anime que (supuestamente) sabían de lo que hablaban y por lo tanto había que hacerles caso...

¡Vaya tela!

El caso es que desconecté definitivamente de aquello que más me gustaba o apasionaba en aquel momento, dejándome arrastrar por la corriente imperante. Hasta tal punto que no quería saber nada de nada de absolutamente nada. Dejé de interesarme por las novedades del momento, dejé de leer mangas, dejé de consumir anime y dejé de consumir internet. ¡Ojo a este dato! Todo este tiempo alejado de internet, me hizo reflexionar y me hizo darme cuenta de algo. ¿Fandom tóxicos? ¡No! ¡Redes sociales tóxicas!

Parece mentira. Pero caí en la trampa como un pardillo. A pesar de todo este tiempo sobreviviendo a campañas de desprestigio que yo sé de sobras que son interesadas y que lo que buscan es controlar la narrativa, y por lo tanto las conductas y las opiniones. Campañas que no tienen nada de inocuas o inocentes. Y caí en la trampa precisamente porque pensaba que no había algo o alguien por detrás manipulando y desprestigiando...

Hasta que me di cuenta de algo que para mí tendría que haber resultado obvio desde un principio. ¿De dónde provenían los ataques? De las redes sociales. Y las redes sociales están en manos de compañías. Y esas compañías no son neutras. Son empresas capitalistas que están en manos de intereses económicos occidentales. Y esas mismas compañías destacan en sus redes aquello que a ellas les interesa. ¿A qué en las redes sociales occidentales no te dicen que los fans de Disney son horribles y son unas malas personas por consumir Disney? Repito mi conclusión anterior: ¿Fandoms tóxicos? No, redes sociales tóxicas que intentan convencerte de que perteneces a un fandom tóxico por consumir determinados entretenimientos que se escapan al control de las empresas occidentales y por lo tanto se escapan a su narrativa. ¿Queda más o menos claro que es lo que os trato de decir?

Resumiendo. Ya no consumo redes sociales. Ni Twitter, ni YouTube, ni Facebook, ni demás mierdas que parece que no están ideologizadas o politizadas, pero que en realidad, sí que lo están (y mucho) y como otaku amante del anime esto ha resultado ser liberador. Ya no tengo que flagelarme por ser una mala persona, porque ya no tengo encima de mi cogote la presión de los censores que a través de las redes sociales intentan convencerme de lo que puedo o no puedo consumir. Veo lo que me sale de la pinga, cuando me sale de la pinga, y no tengo que pedir perdón por ello a nadie. Y no tengo que justificarme. O bueno, quizás un poco sí. Porque soy perfectamente consciente de la hipocresía de tener que justificarme usando un blog, que en el fondo es otro tipo de red social. Pero como es una que está en desuso y que parece que a nadie interesa, pues mira...

Es mi blog y digo lo que me sale del bolo.

Resumiendo. Lo tóxico no es el anime o el fandom de ese anime. Lo tóxico es que desde las redes sociales se ponga el foco en determinados comportamientos que sí que son tóxicos, de unas determinadas personas tóxicas, que en realidad son minoría, pero que desde las redes sociales intentan convencer al resto de que son la norma y no la excepción. Que un pelele le mande amenazas de muerte al autor de un manga o un anime, no significa que todos los otakus seamos como ese pelele descerebrado. Y que una persona horrible le prendiese fuego a un edificio, por vete a saber tu que delirios relacionados con el anime, no significa que todos los consumidores de anime seamos unos psicópatas, pirómanos, asesinos en serie, violadores de caniches y gatitos, que odian a las mujeres y que quieren que Hitler resucite para que extermine a los que revenden por wallapop las cosas que compran del aliexpress. ¿Ok?

Pues eso. Si algo te gusta disfrútalo. Pero disfrútalo de forma sana. No como esos que hacen videos polémicos en YouTube acusando de fandom tóxicos a determinados fandoms, sabiendo que YouTube te va a destacar el video y sabiendo que esa es la manera más fácil de monetizar el video. A nadie le gustan las ratas y las sabandijas de internet. O monetiza el video y haz lo que te salga del nabo. Total. Que sepas que yo ya no lo voy a ver. Porque definitivamente paso mil de las redes sociales tóxicas. Y paso mucho de determinados comportamientos que yo personalmente asocio al año 2020. El año en que todo era horrible y todo estaba mal. Pero ese año ya pasó y ya podemos volver a disfrutar de las cosas buenas de la vida. ¿Verdad? ¿VERDAD? ¿VERDAD?

¡Dejadme disfrutar de los isekais, cabrones!

sábado, marzo 21, 2020

Marvel ha muerto.

¿Os acordáis del tráiler de los New New Warriors del otro día? La gente en internet está reaccionando en plan: ¡Es una broma! ¡No es real! ¡Marvel nos está troleando! ¡April Fools! ¡Troleada épica! ¡Sois tontos si os creéis que esta broma es de verdad! ¡No puede ser! ¡Marvel se está quedando con todos vosotros! ¡Es un chiste!

¿Un chiste de April Fools? ¿Seguro? Hoy no es uno de Abril...

La gente se piensa que el día uno de Abril, los de Marvel, nos van a salir con que todo era una broma del April Fools y que todo este absurdo tan solo era un montaje publicitario. Que toda esta historia tan solo pretendía ser una campaña viral, para llamar la atención por internet, y así conseguir publicidad gratis de su marca.

Pues lo siento mucho por todos los lectores de comics marvelitas. No es una broma.


Marvel ha muerto. Descansa en paz Marvel.

viernes, marzo 20, 2020

Marvel esnifa gas de internet.

Definitivamente lo de Marvel ya no tiene arreglo, pero yo me estoy descojonando de la risa con todos los comentarios sarcásticos que está dejando la gente en el video de presentación de la serie de los Nuevos Nuevos Guerreros.


Marvel ha pillado coronavirus.

Trailblazer es lo que pasa cuando Consuela de Padre de Familia se come a Dora la Exploradora.

El gas de internet es lo que esnifas cuando te quedas en casa oliendo tus propios pedos mientras navegas por YouTube.

Internet es una serie de tubos... que llevan gas de internet.

¿B negative es un clon emo del Hordak de She-Ra?

Cuando nos quedemos sin papel higiénico por el coronavirus ya sabemos que usar como reemplazo...

Me imagino que el villano de esta serie será Orange Man Bad.

¿Cómo derrotar a todos los Nuevos Guerreros de golpe? Con una microagresión...

Esto es lo que pasa cuando dejas la industria del comic en manos de tipos adictos a la cocaína.

¿Esto es un crossover entre Marvel y South Park? ¿Verdad?

La Kryptonita de Trailblazer es una sesión de cardio.

¿ScreenTime es básicamente un chico autista con YouTube en su cabeza?

Esto es lo que pasa cuando careces de la más mínima creatividad y al mismo tiempo odias a tus consumidores.

Desde la muerte de Stan Lee tenemos que considerar que todo lo que haga Marvel a partir de ahora es básicamente un fanfic.

¿Entonces los Nuevos Nuevos Guerreros son Ben Ten, Dora la Exploradora Gorda, los gemelos incesto y Edward Cullen?

Chicos, por favor, no seáis B-negativos...

Todo esto que estáis leyendo no me lo he inventado yo. Son tan solo una mínima selección de los comentarios que la gente le está dejando a Marvel en el video. Lo que la gente opina. Si los rescato aquí en mi blog es porque Marvel está borrando muchos de estos comentarios en un vano intento de control de daños cuando el daño ya está hecho y es irreparable.

Disney: Voy a destruir StarWars.
BBC: Esperate tú, que ya verás lo que le hago yo a los fans con el último episodio del Doctor Who.
Marvel: Sujetadme mi leche de soja y mi café orgánico de comercio justo, que voy a ver como os supero a los dos sin despeinarme...

miércoles, marzo 18, 2020

Marvel comics es una maldita broma.

Marvel acaba de lanzar, en YouTube, un tráiler anunciando la nueva formación del grupo de superhéroes New Warriors (los Nuevos Guerreros) y yo, al verlo, me he quedado patitieso y patidifuso...


Snowflake y Safespace. ¿En serio? ¿No están de coña? ¡Vaya un maldito chiste!

Si no lo estás pillando es que no tienes internet, nunca has tenido internet y por lo tanto no puedes estar leyendo esto. Y no le voy a explicar un chiste a alguien que nunca va a leer mi blog porque no tiene internet. Los que tenéis internet y sabéis de qué va la vaina bienvenidos al siglo XXI.

Lo que más gracia me hace de todo este asunto es que el grupo incluye a un chico llamado Screentime que tiene los poderes de internet (signifique eso lo que signifique). Y yo me pregunto... ¿Screentime se va a pasar todo el comic troleando a Snowflake y Safespace? ¿Les va a mandar mensajes despectivos por twitter? ¿Les va a mandar memes a través de TikTok burlándose de estos dos? ¿Y se va a burlar también de la chica gorda morocha del grupo? Porque esa es otra, los nuevos guerreros ahora incluyen a una chica obesa y latina que, ojo al dato, obtiene sus superpoderes de una mochila mágica. ¡Es Dora la Exploradora! Muy bien Dora, finalmente lo conseguiste. Lograste saltar el muro de Trump y ahora eres una superheroina con todas las de la ley. ¡Enhorabuena! Rematamos la jugada con el chico gótico del grupo, pero es que de este casi que ni mejor hablamos, porque los góticos, en realidad, se extinguieron todos en el siglo pasado, hace ya tiempo...

El caso es que las reacciones no se han hecho esperar y ahora mismo hay videos y videos y videos circulando por YouTube burlándose de este despropósito de superhéroes políticamente correctos. ¡Pero si es que hasta Russia Today les ha dedicado un artículo burlón!

We’re saved! Marvel baffles fans as it unveils ‘Snowflake’ and ‘Safespace’…

Marvel, you are toast.

Por favor universo, que Disney quiebre ya y que tengan que vender Marvel, por favor, por favorcito. Basta de hundir a Marvel en el fango. Una compañía tan señera como Marvel no se merece esta ignominia, este bochorno y este ridículo. Please.

¡Ojo al dato! El guionista de este bodrio, no es un verdadero guionista de comics. Los de Disney han contratado a un tal Daniel Kibblesmith para esta parida. Daniel Kibblesmith es el tipo que le escribía los diálogos a Stephen Colbert en su programa “The Late Show”. El mismo Stephen Colbert cuya ideología política no engaña a nadie. Si todavía no os habéis enterado de que estamos inmersos en una batalla cultural, ideológica y política, despertaos y oled la tostada. Estamos en guerra y para Disney los fans somos el enemigo. Por lo visto.

¿Disney quería que Marvel se volviese viral? ¡Pues se va a cagar!

lunes, marzo 16, 2020

La batalla cultural mundial.

¿Odio Disney? Odio es una palabra muy fuerte. Más bien diría que aborrezco Disney y la razón por la cual la aborrezco es porque se ha apropiado de mi ocio y lo está usando para manipularme y manipular a la población mundial, usando a los consumidores de sus productos como participes involuntarios en una batalla, por el control de la cultura mundial, que ni les va ni les viene.

Sí, sí. Como suena. Batalla cultural mundial. Vean este documental de media hora, en YouTube, y la cosa les va a quedar meridianamente clara.


De las guerras políticas, hemos pasado a las guerras económicas y, ahora mismo, de las guerras económicas hemos pasado a la batalla por la cultura. ¿Y de que va todo este rollo? Pues, si les digo la verdad, ni puta idea. Ni me va, ni me viene. Repito. Me da igual la razón por la cual está batallando esta gente y me da igual que ideología política estén intentando imponer. La cosa es que yo considero que no va conmigo y odio que intenten reclutarme a la fuerza para luchar en una batalla que me importa un bledo. Yo al cine voy a divertirme, yo leo comics para entretenerme, yo juego a videojuegos para evadirme un rato de los agobios del día a día. Nada más. El ocio es ocio y punto. Pero lo que no voy a tolerar es que usen mi ocio para adoctrinarme o para sermonearme y mucho menos para hacerme participe de una batalla cultural a la que me tratan de alistar a la fuerza. ¿Quieren que me posicione por huevos? Pues el tiro les va a salir por la culta, porque si algo han logrado es precisamente que me posicione en el bando contrario. Lo dicho: ¡ODIO DISNEY!

Porque vamos a ver... ¿Qué sentido tiene que Disney esté promoviendo una ideología antisistema? Por lo que a mí respecta, ahora mismo, lo antisistema es equivalente a ideologías anticapitalistas. ¡Y Disney es una empresa capitalista! ¿Qué sentido tiene que Disney se autodestruya a si misma atacando las creencias y costumbres de los consumidores de sus productos? No tiene el más mínimo puto sentido, a menos que llegues a la conclusión de que aquí hay algo más que no nos cuentan... pero no tengo ni el tiempo ni las ganas para ponerme ahora mismo en plan especulativo o conspiranoico. Que sean otros los que investiguen que les pasa en realidad a los directivos de Disney por su puta cabeza, que yo paso del tema...

Una cosa sí que tengo clara. Soy dueño de mi ocio. Soy dueño de mi dinero. Yo decido en que me gasto mi dinero, que para eso es mío y me cuesta ganarlo. Y es por esto que he decidido que no voy a gastarme ni un euro más en los productos de una empresa que intenta sermonearme, adoctrinarme o ideologizarme para ganar una absurda batalla cultural que tienen perdida de antemano. Y creo que no soy el único que piensa de esta manera. La realidad es tozuda y Disney se va a pegar un morrazo catastrófico. Fracasos en taquilla, bajas ventas, caída del valor de las acciones, rumores de quiebra...

¿Qué no? Tiempo al tiempo.

sábado, marzo 14, 2020

Hasta nunca Disney.

Ya estoy harto. Estoy harto de Disney. Odio Disney. Odio que Disney sea la dueña de Marvel. Odio que Disney sea la dueña de Lucasfilm. Odio que Disney sea la dueña de Pixar y odio que Disney sea la dueña de 20th Century Studios.

Sinceramente, espero que Disney quiebre. Ojalá que con la crisis del coronavirus y el cierre de sus parques de atracciones Disney quiebre. O que sus películas sean todas constantes fracasos en taquilla y sus acciones caigan tan en picado que Disney se vea obligada a vender Marvel y Lucasfilm para sobrevivir. Ojalá que Artemis Fowl sea un fracaso en taquilla. Ojalá que los Nuevos Mutantes sean un fracaso en taquilla. Ojala que Shang-Chi sea un fracaso en taquilla. Ojalá que los Eternos sea un fracaso tan catastrófico que los accionistas de Disney se vean obligados a tomar las riendas y tomen medidas, despidiendo fulminantemente a Bob Chapek. Y ya de paso que despidan a Kathleen Kennedy de una maldita vez.

Como no soy un iluso, en caso de que esto no ocurra, lo que espero es que Donald Trump aplique de una vez las puñeteras leyes antimonopolio de su país, por considerar que Disney conspira para restringir la competencia. Que Disney se vea obligada a fragmentarse y que Disney/Pixar se vaya por un lado y Marvel/Lucasfilm por otro. Sinceramente, sería lo mejor que nos podría pasar a los fans.

martes, febrero 25, 2020

Los clichés del isekai.



Me encanta el isekai. Lo reconozco. Por muy pésimo que sea un isekai, lo prefiero mil veces antes que tener que ver cualquiera de esos animes en donde un tipejo adopta a una loli y nos pasamos todo el anime viendo a la loli haciendo cucamonas y zalamerías. ¡Cómo detesto ese tipo de animes! De verdad de la buena que opino que hasta el isekai más bodrio le da mil vueltas a ese tipo de anime kawaii que tanto parece gustarle a determinado tipo de otakus..

Pero por más que me guste el isekai no puedo ignorar el hecho evidente y palmario de que el isekai es formulaico, repetitivo y está plagado de clichés y topicazos propios de este género...

Me gusta el isekai a pesar de que soy plenamente consciente de lo siguiente:

El protagonista es atropellado por el camión de la basura y resucita reencarnado en un mundo de fantasía. ¡Kamyon-kun ataca de nuevo!

Los encargados de reencarnar al prota en el otro mundo son los dioses del isekai. Los dioses deben de estar locos... o eso, o son imbéciles por escoger como héroe siempre al más patán.
(Patán en este mundo, en el otro mundo el tipo siempre es la caña).

El protagonista viaja a un mundo medieval fantástico de aspecto y estilo europeo, pero tiene onsen japoneses.

Es un mundo medieval fantástico pero con anacronismos impepinables procedentes del mundo moderno.

El protagonista no ha terminado la secundaria, pero es un genio en el otro mundo porque tiene conocimientos del mundo moderno. ¡Cómo si eso fuera una ventaja!

El protagonista es un nini, un otaku, un gamer, un neet, o un hikikomori. En la vida real es un perdedor total, pero en el mundo de fantasía cuenta con algún tipo de ventaja absurda que le convierte automáticamente en el héroe...

Razas de fantasía del D&D. Elfas tetonas.

Las clases de aventurero son las del D&D, pero incluyen ninjas y samuráis.

Cofradía de aventureros. La cofradía de aventureros tiene un tablón de anuncios en las que los aventureros pueden apuntarse a misiones. ¡Por supuesto!

La economía se basa en monedas de oro y plata... pero en realidad son yenes.

El enemigo a batir es un Rey Demonio. ¡Cómo no!

Las nekomimis son una raza fantástica. Son hombres bestia. Pero los hombres bestia machos tienen cara de perro, mientras que las hembras son lolis con orejitas de gato.

El protagonista es un asocial inepto con las mujeres, pero en el otro mundo en un par de capítulos ya tiene su propio harem montado.

Las chicas del harem no pelean entre ellas, ni discuten por el chico, ni se ponen celosas aunque el protagonista tenga claramente a una favorita. #TeamRem.

Legal lolis. Las legal lolis son de una raza de fantasía o son deidades. Tienen pinta de niña pequeña pero en realidad son mayores de edad. Las legal lolis pueden ser tetonas...

Si el protagonista se reencarna en un monstruo, para el capítulo tres ya tiene forma humana...

El autor se toma la molestia de explicar cómo funciona la magia en ese mundo. Luego se olvida de aplicarse sus propias reglas...

La iglesia es el puto mal.

Subes de nivel. Desbloqueas habilidades como en un rpg de computadora o videoconsola...

¿Necesitas algo? Aquí tienes una tienda donde te venden de todo, desde armas mágicas, pasando por pociones curativas, hasta esclavas sexuales...

Los monstruos son horribles, pero por alguna extraña razón existen monstruos cuquis y adorables al comienzo de la aventura...

La economía se sustenta en matar monstruos cuquis y luego vender las cosas que sueltan en el mercado...

Los mercaderes compran de todo y sin criterio.

Los aldeanos y campesinos visten como plebeyos y pordioseros de la baja edad media. Los nobles visten como si estuviéramos en el siglo XIX. Y por supuesto tienen sirvientas y mayordomos. ¿Qué sería de los isekai sin sus maids? Algunos isekai tienen hasta maid-cafes y si no existen, el protagonista se los inventa...

Edad media. Tienen café y patatas fritas. En la taberna puedes pedir el menú infantil.

¿Tabernas? ¿He dicho tabernas? ¡Qué sería de un mundo medieval fantástico sin sus tabernas! Y los aventureros se reúnen en la taberna. ¡Por supuestísimo que sí!

Monturas de fantasía. Puedes cabalgar dragones y chocobos. Si hay caballos entonces tienen que tener por narices cuernos o escamas...

El mundo medieval fantástico tiene dungeons y mazmorras. La mazmorra tiene un boss último o jefe de final de fase. Cuando matas al jefe puedes lootear tesoro. El tesoro viene dentro de un cofre...

Misoginia. Misoginia rampante. La misoginia es tan evidente y palmaria en el anime que negarla es estar ciego a la realidad. Y los isekai son el festival de la misoginia.

Los Monstruos son horribles y repulsivos, cuando son machos... cuando son hembras los monstruos son monstruitas sexys y simpáticas. Y alguna monstruita acaba en el harem del prota. Because why not?

¿Personajes masculinos? Uno. El prota. El resto de personajes masculinos o son enemigos, o son adversarios o son secundarios cómicos...

Los guaperas son el puto mal.

El mundo de fantasía tiene un alfabeto completamente distinto al nuestro. Hablan japonés. Japonés moderno.

Tecnología primitiva. Hay robots.

Los gobernantes del mundo de fantasía son todos una panda de capullos, inútiles e incapaces. De hecho en algunos isekai te preguntas como han podido sobrevivir antes de la llegada del héroe con unos gobernantes tan ineptos. Por supuesto los gobernantes son todos reyes, reinas, emperadores y princesas. Debe de ser que en los mundos de fantasía nadie sabe que carajos es eso de la república...

Los soldados visten cota de mallas. Los generales visten uniformes nazis.

¿Me he olvidado de algo? Y repito que los isekai me encantan, aunque parezca todo lo contrario. XD

Aclaración final: en realidad estoy exagerando... o quizás no...